La Casa Ronald MCDonald: Un hogar lejos del hogar

 Asociación Casa Ronald McDonald de Perú
Asociación Casa Ronald McDonald de Perú (Foto:Känan.pe)

Los hospitales suelen ser el lugar más común que las personas hayan visitado, posiblemente más de una vez, como paciente o para saludar algún conocido. Si entramos a una habitación y miramos a la izquierda o derecha quizas encontremos historias más complejas que la de nosotros mismos.

En el pabellón de Cirugía Pediátrica del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati el 80% de sus pacientes vienen del interior del país, muchos de los niños están acompañados de sus madres quienes ante la necesidad de continuar con el tratamiento médico se las ingenian para permanecer cerca de ellos, muchas veces durmiendo en hospital, pagando para bañarse en un mercado o buscando algún hospedaje económico donde puedan descansar. Todo esto lejos de casa, en una ciudad que muchas veces es agresiva ante su presencia.

Sin embargo hay un lugar que les abre las puertas y las abraza para entregarles un alojamiento digno en las mejores condiciones y contagiarlas de la fuerza de otras madres héroes.

IMG_3250
Sala de entretenimiento de la Casa Ronald McDonald

Al ingresar a la casa Ronald McDonald todo se transforma, el amor, la tranquilidad y esperanza  son los anfitriones que nos reciben e invitan a recorrer este hogar.

En la sala de entretenimiento dos niños aprovechan la comodidad de los muebles para mirar dibujos animados en un moderno televisor, en el área continua, en la sala de cómputo dos madres de familia ríen al mirar unas fotos en Facebook. En ambos ambientes lo que más reina es la tranquilidad, un estado de calma que pueden experimentar gracias al  apoyo de la Asociación Casa Ronald McDonald de Perú.

Esta organización es un  proyecto social que busca brindar un espacio acogedor albergando temporalmente a las familias con niños provenientes del interior del país, que dejan sus hogares para iniciar tratamientos en el  hospital Rebagliati.

Para Andrea Mejía, Directora Ejecutiva de la casa, el objetivo de este compromiso es garantizarle al niño que está en un tratamiento complejo la cercanía de sus padres, pues muchos de ellos no cuentan con los recursos para cubrir un hospedaje.

Este trabajo se realiza en conjunto con el área de Servicio Social del hospital, donde las asistentas sociales recorren los pabellones de pediatría y conversan con los familiares para saber su situación y analizar si cumplen los requisitos para derivarlos a la Casa Ronald McDonald.

Dentro de la casa, cada espacio está diseñado para ser el hogar que aquella madre o padre necesita para fortalecer la esperanza  y continuar en la lucha pro salud de sus hijos. En este hogar las familias encuentran una confortable cama, cocinas equipadas para preparar sus propios alimentos, un área de lavandería a su disposición y salas de entretenimiento y computo.

Madres coraje

Cuando una familia entra a la casa su vida cambia, estas palabras son revalidadas por un grupo de madres que cocinan al ritmo de una cumbia que envuelve a todo el comedor. Dentro de ellas está Jennifer Pimentel de 24 años, que vino de Pucallpa para iniciar el tratamiento  de su hijo de un año con Síndrome de Dow.

Mientras Jennifer prepara una papilla de manzana nos cuenta como va mejorando su niño, inicia relatando lo difícil de las primeras pruebas y continúan comentando alegremente y con la presencia de algunas lágrimas los excelentes resultados obtenidos. Trata de no llorar, me dice que a pesar de todo está feliz, que antes tenía miedo, que miraba a su hijo y no sabía cómo continuar y lo peor no tenía a nadie  en esta ciudad. Y ahora todo es distinto, tiene un hogar lejos de su hogar, tiene una familia, y el apoyo de personas que trabajan con el corazón.

IMG_3272
Área de cocina de la casa Ronald McDonald

Y es que ante la enfermedad de un hijo las madres que suelen acompañar a los menores en el tratamiento, se convierten en heroínas, en madres corajes, sin duda el amor es el motor de su lucha. Dejar a sus familias, su hogar, su ciudad, suele ser el costo más grande, pero ellas están decididas a luchar y ganar. No  aceptan un no, la esperanza nunca se pierde y como una vez escuché: Para curar a mi hija no me importa llorar en los pies de un doctor, limpiar baños o dormir en la calle.

La casa que abraza

La Asociación Casa Ronald McDonald de Perú pertenece a la organización internacional Ronald McDonald House Charities con sede en Estados Unidos y presencia en 63 países.

La primera historia de este proyecto fue la de sus fundadores. El deportista Fred Hill, su esposa Fran y su hija Kim, a quien le detectaron leucemia y para continuar con el tratamiento de la menor, ambos padres decidieron pasar sus días en el hospital para permanecer cerca de la niña.

Fred encontró casos similares dentro del hospital y pensó en formar un lugar para brindar cobijo a las familias. Dentro de la ayuda que buscó encontró la rápida respuesta de la cadena de restaurantes Ronald McDonald y en agradecimiento le puso el nombre del famoso personaje al proyecto.

La primera casa en el Perú abrió sus puertas en enero del 2014 y hasta la fecha ha atendido a más de dos mil ochocientas familias.  Y para este año se inaugura la segunda casa en Surco que trabajará en alianza con el Instituto Nacional del Niño San Borja.

El poder brindar apoyo a estas familias en momentos tan complejos donde la angustia y el dolor están a flor de piel es posible gracias a las redes de voluntariados y donaciones brindadas por personas y empresas privadas que mantienen como un valor principal de su formación la solidaridad.

Esta casa va más allá de paredes y techos, es el lugar donde una madre o padre guiado por el amor puede repotenciar sus fuerzas gracias al confort.

Contacto con la Asociación Casa Ronald McDonald de Perú:

http://www.casaronald.org.pe

www.facebook.com/CasaRonaldPeru

Tel: (01) 7177639

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *