Despídete bien de las olimpiadas de Rio con estas 20 películas

Las olimpiadas  de Río 2016 terminaron, pero aún hay muchos que sienten una extraña sensación de vacío.

 

Captura YouTube
Captura YouTube

 

Estos juegos olímpicos que recién terminaron, han obtenido la mayor audiencia de la historia según el Comité Olímpico Internacional -cerca de la mitad de la población mundial-, por ello, el diario El País, hizo esta lista de veinte películas para superar la resaca que ha dejado Rio 2016.

Olympia, de Leni Riefenstahl (1938)

El documental alemán -realizado por la cineasta que colaboraba con el nazismo- es el primero que se hizo sobre unos juegos. El filme tratasobre legendario atleta afroamericano Jesse Owens ganando una medalla de oro y siendo observado por Hitler.

Jim Thorpe, el declive de un campeón, de Michael Curtiz (1951)

El triunfo y la tragedia de Jim Thorpe, un atleta estadounidense de ascendencia indígena al que le despojaron de sus medallas en unos Juegos por una cuestión técnica, son el tema de este drama sobre deporte y prejuicios.

Visions of eight, de Miloš Forman, Claude Lelouch, Yuri Ozerov, Mai Zetterling, Kon Ichikawa, John Schlesinger, Arthur Penn y Michael Pfleghar (1973)

Las visiones de ocho cineastas sobre diferentes aspectos de los Juegos Olímpicos 1972 en Múnich  se juntan en esta cinta, cuyo esplendor quedó opacado por un ataque terrorista que supuso la muerte de más de 10 personas, entre atletas, entrenadores y un oficial de policía.

Carros de fuego, de Hugh Hudson (1981)

Este drama británico es un clásico del cine sobre los Juegos, especialmente porque el tema central de la película se convirtió en el himno oficial de todas las maratones en cualquier parte del mundo. Muestra la preparación del equipo olímpico de atletismo de Gran Bretaña para los Juegos Olímpicos de 1924, en París.

La mejor marca, de Robert Towne (1982)

Dos corredoras se preparan para los Juegos Olímpicos con el mismo entrenador, todos ellos confusos dentro del triángulo amoroso que se establece. La película se hizo famosa por el hecho de retratar una relación ente dos mujeres deportistas.

Nadia, de Alan Cooke (1984)

Esta película biográfica relata la compleja historia de la gimnasta rumana Nadia Comăneci, la primera que obtuvo una nota de diez puntos (actuación perfecta) en una prueba olímpica de gimnasia artística. La vida de Nadia estuvo marcada por la presión de las competiciones y por la amenaza de que el sobrepeso y una lesión en la mano acabaran con su carrera.

Elegidos para el triunfo, de Jon Turteltaub (1993)

Esta comedia estadounidense trata sobre la primera participación de Jamaica, país de clima cálido, en unos juegos olímpicos de invierno. Si bien el argumento es ficticio, se inspiró en el hecho verídico de dos deportistas estadounidenses de bobsleigh que pensaron en reclutar atletas jamaicanos, famosos por su talento para la velocidad, pero reacios a las bajas temperaturas, para actuar en esa modalidad invernal.

Prefontaine, de Steve James (1997)

Steve Roland Prefontaine, el famoso corredor de fondo estadounidense, es encarnado en esta película por el actor Jared Leto. Prefontaine fue medalla de oro en los Juegos Panamericanos de Cali, en 1971, y buscaba la victoria en los Juegos Olímpicos de 1972, en Múnich, pero una tragedia interrumpió su carrera.

Sin límites, de Robert Towne (1998)

Este drama del director de Misión Imposible es otra película que retrata la espectacular y trágica carrera del fondista estadounidense Steve Prefontaine. Arranca desde los tiempos del atleta como estudiante en Oregón, y llega hasta su trágica muerte, a los 24 años, como consecuencia de un accidente de coche.

Un día en septiembre, de Kevin Macdonald (1999)

Los Juegos Olímpicos de Múnich, que pasaron a la historia a causa de un mortal ataque terrorista provocado por ocho palestinos que invadieron las habitaciones de los atletas israelíes, es el tema de este documental que explica todo lo que sucedió.

Múnich, de Steven Spielberg (2005)

Múnich en 1972 también sirvió de tema para esta película que se escapa un poco del estilo de Spielberg (E.T., La lista de Schindler) por su sobriedad. El director, que desagradó a muchos israelíes y árabes con este trabajo, eligió como punto de vista de la historia las represalias del Gobierno israelí al ataque terrorista del grupo palestino Septiembre Negro.

Hijos de la gloria, de Krisztina Goda (2006)

Este drama húngaro presenta al público la revolución antisoviética de 1956 en Hungría, una de las revueltas más populares y dramáticas del siglo XX, al paso que retrata los Juegos que tuvieron lugar en Melbourne ese año. Uno de los acontecimientos trágicos fue el violento partido de waterpolo entre Hungría y la Unión Soviética, conocido como “baño sangriento”.

Astérix en los Juegos Olímpicos, de Frédéric Forestier y Thomas Langmann (2008)

En la tercera película de imagen real de Astérix, los galos deciden participar en los Juegos Olímpicos, evento exclusivo para griegos y romanos. Al llegar a la conclusión de que la Galia forma parte del Imperio Romano, los divertidos atletas empiezan a competir, hasta que surge la sospecha de que están utilizando la poción mágica.

B1 – Tenório en Pekín, de Felipe Braga y Eduardo Hunter Moura (2010)

El judoca brasileño Antônio Tenório, uno de los pocos del mundo en competir tanto en campeonatos paralímpicos como en los olímpicos, se prepara para disputar una cuarta medalla de oro en Pekín.

The other dream team, de Marius A. Markevicius (2012)

Este documental muestra la selección nacional de baloncesto de Lituania durante su trayectoria rumbo a los Juegos de Barcelona, en 1992. La caída de la Unión Soviética en 1991 hizo posible que el país reestableciera su independencia, tras 50 años de opresión soviética, y compitiera por primera vez en su nombre.

Jappeloup. De padre a hijo, de Christian Duguay (2013)

Un abogado en la Francia de los años 80 decide dejar su profesión para dedicarse a su pasión deportiva: el salto ecuestre. Entrena con un pequeño caballo, Jappeloup, ridiculizado por todos, pero que crece junto a él cada vez que compiten. Sin embargo, su sueño olímpico no se concreta en los Juegos de Los Ángeles, y pasa a dedicarse más para ganar en Seúl.

Oro, sudor y lágrimas, de Helena Sroulevich (2014)

Este documental brasileño retrata el voleibol, segunda pasión deportiva nacional, desvelando los secretos de la década (2001-2012) en la que los deportistas del país coleccionaron más victorias en las selecciones masculina y femenina.

Foxcatcher , de Bennett Miller (2014)

La dinastía du Pont, una de las familias más acaudaladas del mundo, impactó a los Estados Unidos al estar involucrada en un asesinato en 1988. Un heredero de esa fortuna familiar, apasionado por la lucha grecorromana, crea en su mansión un centro de entrenamiento para atletas olímpicos e invita al decadente Mark Schulz a vivir con él. Una historia de desavenencias que pone en cuestión si en el deporte, realmente, el fin justifica los medios.

El héroe de Berlín, de Stephen Hopkins (2016)

Lanzado en vísperas de los presentes Juegos de Río, es un drama basado en la verdadera historia del legendario Jesse Owens, atleta negro que brilló en los Juegos de 1936, en Berlín, bajo la mirada de supremacía aria de Adolf Hitler. Además de a las dificultades y de los desafíos del deporte, Owens se enfrentó a un adversario aún más duro: el racismo.

Paratodos, de Marcelo Mesquita (2016)

El deporte paraolímpico, que sitúa la superación muy por encima del heroísmo en las competiciones, es el universo que explora este documental brasileño lanzado en 2016, poco antes de que empezaran los Juegos de Río.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *