Aniversario de Lima: ¿Mudaron la capital peruana realmente?

Estamos en la semana de un nuevo aniversario de la fundación española de la ciudad de Lima. Sin embargo, aún cuesta creer la cantidad de personas que desconocen gran parte de la historia de la ciudad capital del Perú.

Uno de esos hechos, por ejemplo, es que los territorios de Lima no fueron la primera opción para la capital española en el Nuevo Mundo. Pero, ojo, Lima siempre fue la primera y única capital -hasta la fecha- de lo que se conoce como Perú.

Plaza de Armas de Jauja, sitio fijado por los españoles para fundar su primera capital (Fuente: Promperú).

Para ello, debemos primero hacer un repaso histórico de los hechos ocurridos posteriores a la muerte de Atahualpa.

El 25 de abril de 1534, sobre la cabecera norte del Valle del Mantaro, Francisco Pizarro y su expedición de aventureros que regresaban del Cusco decidieron la fundación de la nueva capital de los territorios ya conquistados: Santa Fe de Hatun Xauxa.

Para ello, y siguiendo lo hecho en San Miguel de Piura, fijaron un centro (la Plaza) y de ahí empezó el trazado de los cuadrantes que darían forma al Damero. En la Plaza se fijo que un lado sería para la sede y casa de la Gobernación de Nueva Castilla y para la Iglesia de la ciudad.

Sin embargo, lo ocurrido en abril 1534 no era más que una oficialización del asentamiento dejado en octubre de 1533. En ese momento, y recién de camino hacia Cusco, los españoles dejaron una pequeña guarnición para controlar los grupos de indios sublevados que andaban por la zona.

Vista parcial de la Laguna de Paca, uno de los lugares turísticos de la provincia de Jauja (Fuente: Andina).

Aún con la fundación oficial, era difícil para los nuevos vecinos españoles poder controlar sus repartimientos y tierras (muchos de los cuales, estaban en la costa).

Es por ello que solicitaron ante el conquistador Pizarro el cambio de la ciudad capital hacia algún lugar de la costa.

Esto fue concedido por Francisco Pizarro en noviembre de ese año, por lo que miembros del Cabildo de Jauja descendieron hacia la costa en busca de un mejor lugar, lejos del frío y la altura que ocasiona los más de 3350 metros que tiene la ciudad.

Al final, el 18 de enero de 1535, casi un año después de la fundación jaujina, los españoles fundaban la nueva capital de su gobernación: la Ciudad de los Reyes, hoy llamada Lima, sobre el Valle del Río Rímac.

Comentario personal: no me imagino a los españoles eligiendo Lima como capital si hubieran llegado entre los meses de julio y agosto. Tuvieron suerte de encontrar la zona en uno de los meses donde mejor clima se aprecia.

Hasta este momento, según las fuentes históricas encontradas, aún no existe la noción de existencia de Perú: ni como Virreinato, territorio ocupado, país u otra forma de administración política.

Lo que debe quedar claro primero es que Jauja, como tal, nunca fue capital de Perú. En primer lugar, porque durante los casi 9 meses que  tuvo la categoría de capital no existía el Virreinato del Perú (establecido formalmente el 20 de noviembre de 1542). Hoy sabemos que Jauja está dentro de Perú, pero nadie sabía qué cosa era Perú en 1534.

Ahora, para evitar el cargamontón al autor que se puede venir, sí debe quedar claro que en su momento se desconocía que la Gobernación de Nueva Castilla iba a ser descontinuada por el Rey de España. Por lo que sí es válido considerar a Jauja como primera capital de los territorios españoles en Sudamérica, mas no como primera capital peruana.

¿Se debe hacer mucha bulla por este tecnicismo? En realidad, no. Jauja siempre tendrá el valor histórico a nivel de Piura, la primera ciudad española del país, y Lima. Por ello, en este nuevo aniversario de la capital, invito a la reflexión de la historia vivida por el país como un intento de seguir encontrándonos como nación.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *